miércoles, 13 de abril de 2022

EL HOMBRE DEL METRO


El hombre del metro parecía un ente extraño de lo oscuro. En su espera siniestra se asemejaba a un buitre carmesí. Algo le hacía estar fuera del tiempo. En ese territorio de las sombras que pactan con los círculos de la necesidad y la locura.  Lo miré fijamente pero no se dio cuenta. "Yo me bajo en la próxima estación", pensé para mí. Los minutos pasaron velozmente. El instinto latía en el cerebro. Cuando quise observarlo de nuevo, el hombre ya no estaba. Se había diluido en el enigma. En la transparencia del desastre. 



Ana Muela Sopeña

12 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Inquietante muy lograda prosa, Ana, para un cortometraje...

Abrazo hasta vos.

Carmela dijo...

Nos dejaste en el suspense...
Prosa enigmática muy bien relatada.

Un beso, Ana.

recomenzar dijo...

Segui escribiendo pienso que te hace bien abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias. Un corto... no estaría mal.

Un beso enorme

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias, Carmela:

Besos a montones

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Mucha:

Un beso grande

Albada Dos dijo...

Ha sido un episodio tremendo, qué horror.

Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

El texto lo escribí antes de que ocurriera lo del metro de Nueva York.

Un beso grande

Fackel dijo...

Fauna humana hay por todas partes. Nos encontramos con algún espécimen y nos sugestionamos, tú lo has llevado a una construcción de palabras, no solo de sensaciones.

Ana Muela Sopeña dijo...

Eso he intentado. Gracias por venir, Fackel.

Un abrazo grande

soco luis fernandez dijo...


...Um, Ana... Ocurren a veces casos así, inexplicablles, eigmáticos... que te llevan a otros mundos flotantes...

Besos

Ana Muela Sopeña dijo...

Así es... cosas son lógica.

Un beso