lunes, 1 de agosto de 2022

EN EL RELOJ DEL SUEÑO


El estío progresa lentamente

esperando el crepúsculo

entre las nubes rosas de la tarde.


Un árbol que encontró su espacio lúdico

abraza de la vida su misterio

en mitad de la luz de la belleza,

frente al muelle que todo lo divisa.


En la sombra se observan los secretos

de la niebla que busca

la caligrafía de los sauces.


En el reloj del sueño

hay un camino interno, sin retorno,

que irradia evanescencia.



Ana Muela Sopeña

16 comentarios:

Funámbulus dijo...

Hay momentos en que uno desea perderse por los caminos evanescentes de los sueños y no regresar jamás. Salud!!

Ana Muela Sopeña dijo...

Así es... Lo has visto.

Gracias por venir, Funámbulus.

Es una alegría tu visita.


Un saludo en este caluroso agosto

Albada Dos dijo...

La caligrafía de los sauces, qué belleza de verso.

Por el verano, con sus atardeceres rosas. Un abrazo

Maite-Volarela dijo...

Una preciosidad! Evocador, sugerente... Quisiera ser esa niebla...
Muy buen blog!Enhorabuena. Te descubro en el de Funánbulus, también muy bueno.
Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Albada, me alegra mucho que te guste ese verso.

Un beso y un abrazo

carlos perrotti dijo...

El poema todo, sin duda, pero "el muelle que todo lo divisa" me parece oro hallazgo, Poeta!!

Abrazo agradecido.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Volarela, por venir:

Me encanta el blog de Funámbulus. Visitaré el tuyo.

Un beso grande

Ana Muela Sopeña dijo...

Muy agradecida por tus palabras, Carlos:

Siempre es un placer recibirte en mi espacio.

Un beso grande

Tatiana Aguilera dijo...

¡Ah! los sueños. Nos saben más de lo que imaginamos. Ellos nos descifran aún sabiendo que no hay camino de regreso.
Un abrazo poeta.

Fackel dijo...

Reflexiones poéticas. Ese camino hacia atrás que hay en el sueño...interesante, porque los sueños tienen la propiedad extraordinaria de actualizar en su ficción situaciones pasadas, personas, emociones...Los sueños fingen pero rescatan. Maravilloso el cerebro humano.

Joaquín Galán dijo...

Bellos versos,relajantes, en estos días de calor extremo.Y es que la Naturaleza,serena o alterada,siempre nos brinda belleza que debemos aprender a apreciar.Merece la pena.

Abrazo Ana.Feliz Agosto.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Tatiana:

Los sueños para mí son múltiples. Los contenidos oníricos de la noche, las ilusiones, la sensación de que todo es maya o ilusión.

Un placer verte en mi espacio.

Un beso grande

Ana Muela Sopeña dijo...

El verano es bonito, pero a mí los extremos de calor me alteran...

Un beso y gracias por venir

Ana Muela Sopeña dijo...

Hola, Fackel:

Acabo de rescatar tu precioso comentario de la carpeta de Spam. Menos mal.

Tienes razón. Los sueños nos rescatan y nos salvan. Son realmente sorprendentes.

Helena Bonals dijo...

"El estío progresa lentamente/ esperando el crepúsculo": és el que millor podem fer!

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Helena:

Es siempre un placer verte enredada entre mis versos...

Un beso