sábado, 21 de enero de 2023

NÍTIDA LITURGIA


A Eduardo Apodaca (22-3-1952 / 11-11-2006)


La niebla no esperaba

que en el tren huirías para siempre

al territorio estéril del espejo innombrable.

Entonces tu mirada

se escondía de sombras 

en aceras desnudas y dispersas 

para sentir la nada en tus dedos de mago.


Tus versos no se olvidan 

porque el mundo se ha hecho huérfano sin ti.

En la luz de los sueños velados

la belleza de un vórtice imposible 

se hace nítida liturgia.


A veces en lo oscuro,

cuando el umbral se iba haciendo estrella,

en el frío del Abra percibía tu espíritu.

Entonces un rumor 

encendido en la bruma del crepúsculo

se hizo pasajero en mi visión.



Ana Muela Sopeña


14 comentarios:

Albada Dos dijo...

Precioso homenaje a quien una vez se fue.

Un abrazo, y buen finde

Fackel dijo...

El rumor persiste acaso.

Helena Bonals dijo...

"Tus versos no se olvidan/ porque el mundo se ha hecho huérfano sin ti": quanta força té!!!

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Albada, por venir...

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí, persiste...

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra, Helena, que veas fuerza en esos versos.

Un beso grande

soco luis fernandez dijo...


Tan íntimo, tan bello...

Milbesos, Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Soco:

Siempre es un placer verte en mi espacio.

Un beso enorme

recomenzar dijo...

maravillosa tu entrada

A.S. dijo...

ANA...
Sentí mucha tristeza en las palabras del poema. Siento tu corazón triste, tu alma llorando...
Así es la vida querida amiga. Todo es tan breve!
Hay cosas que deberían ser eternas...!!

Muchos besos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Mucha, por venir.

Besos... muchos

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Albino:

Vida y muerte están entrelazadas.

Un beso

recomenzar dijo...

SORPRESA
TU COMENTARIO
LO
PUSE EN MI BLOG
GRACIAS

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegro.

Besos...