martes, 24 de marzo de 2020

CUARENTENA


A pesar de la niebla hidroalcohólica
no existe nada en el mundo
que pueda separar a las personas.

Ni el jabón disuadirá a los que se aman
ni los cientocincuenta centímetros
de distancia obligatoria compasiva.

En mitad del discurso de la bruma
el núcleo esencial.

Más allá de los velos de la carne
 un telegrama herido.

He captado las palabras
y también los silencios.
He visto guantes negros
en los contenedores de la luz
y la sombra de un reino malogrado
por balcones y ventanas.

Oigo el canto del mirlo
y una moto que ruge
mientras mi puerta
se cierra sigilosa.

¿Somos el sueño del soñador
o el soñador del sueño?

¿Es (como decía Baudrillard) todo un simulacro
o una simulación?

En cualquier caso respira,
haz la sopa
y sonríe.
Sé amable siempre
y no te duermas...
que en otra dimensión
ya nos dormimos.

Basho inspira
luciérnaga en el bosque.
Bote de gel.


Ana Muela Sopeña




16 comentarios:

Ceciely dijo...

Ya pasará este sueño como tantos otros.
No habrá virus que destruya al AMOR.
Bella concepción del drama actual, en este poema... para la posteridad.
Un beso querida amiga

Patricia K dijo...

De manera hermosa pones de manifiesto nuestro lado más humano y esta crisis actual.
Todo pasará y que nos quede lo más humano, la poesía, y los sueños, sean nuestros o de quien nos sueña.
Abrazos!

Albada Dos dijo...

Entre el jabón hidroalcohólico la tarde en el recuerdo, late el canto a la esperanza. Muy bonito poema. Ana.

Un abrazo y porque pase pronto esta crisi, y salgamos vencedores, que será que sí

soco luis fernandez dijo...


Bella manera de inculcar esperanza.

Basho sonreirá
si su Naturaleza
recupera su ritmo...

cariños, Ana.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Ceciely, desde luego, tienes toda la razón del mundo. Ningún virus puede destruir al amor. Son entes (cadenas de ARN) que nos dan la lata, pero nada más.

Besos

Ana Muela Sopeña dijo...

Así es, Patricia. Pasará y nos reiremos de nosotros mismos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Claro, Albada.

Un beso grande

Ana Muela Sopeña dijo...

Y Basho nos inspirará siempre.

Un beso

Hidra dijo...

Por desgracia, no hay nada como una distancia impuesta para acercarse más.
Ánimo en estos duros días. Abrazos de esperanza.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Hidra. Todo se solucionará. Mientras tanto a ser creativos.

Un beso

Laura dijo...

Mi puerta y yo, somos de lo más sigilosas.
Mis vecinos no tendrán ni una queja conmigo.

Lástima que yo no pueda decir lo mismo.

Momentos de calma interna cuando ahí fuera todo es un caos.
Quién me lo iba a decir...

Un abrazo pausado.

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí, Laura, es todo surrealista. Parece un mal sueño.

Un fuerte abrazo

carlos perrotti dijo...

Perdona la demora en venir a leerte, Ana. Lo que me estaba perdiendo...

Excelso haiku del final. Una entrada aparte podría ser.

Abrazo de tan grande, gigante.

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias, Carlos, por leerme.

Besos transoceánicos.

Ani dijo...

Hermosa manera de inculcar esa esperanza que aún nos queda a muchos para cuando llegue ese día en que la distancia nos habrá acercado más a los seres humanos.
Me alegro de haber encontrado tu espacio.
Te sigo desde ya.
Abrazos esperanzadores.

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias por visitarme. Iré a tu espacio a conocerte.

Gracias
Gracias
Gracias
Un beso