viernes, 1 de mayo de 2020

CONFINAMIENTO


En la sombra tejemos otro espacio
donde el miedo silencia nuestro yo.
La oscuridad se cierne sobre el mundo
en mitad de la duda: incertidumbre.

La esperanza nos hace caminar
sobre la cuerda lúdica y circense
de un funambulista.
La fe nos incrementa
la solidaridad con las personas
que todavía piensan sin hipnosis.

Los maniquíes sueñan en las tiendas
mientras la ropa aguarda su misión.

Las muñecas imaginan en los cuartos
que salen a los parques
y se columpian suave, sin peligro.

El relato de un reino ya caduco
se entremezcla con índices del Dow Jones
y bajada del precio del barril.

En medio de tormentas
debemos recordar siempre en la noche
que todo lo que pasa es un teatro
para que dobleguemos nuestro espíritu.

Pero el alma que alienta nuestro ser
solo tiene un destino:
la libertad del verbo creador.


Ana Muela Sopeña

16 comentarios:

Fackel dijo...

No es igual ver la vida como teatro que vivir el teatro punitivo de la vida. Metáfora y vida sentida en nuestras carnes se hacen guiños pero no se reconocen.

Albada Dos dijo...

Los maniquíes duermen en los escaparates, como muchos sueños nuestros, esperando, como Lázaro, que una mano les diga levántate y anda.

Un abrazo y feliz tarde, con sol aquí

carlos perrotti dijo...

Radiografía de un tiempo de inconcebibles (no sólo imprevisibles) consecuencias...

Abrazos Ana Poeta!!

Ana Muela Sopeña dijo...

Son tiempos extraños...

Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Mucha felicidad para ti, Albada:

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Es siempre un placer verte en mi espacio, Carlos:

Son tiempos imprevisibles...

Un abrazo

Ani dijo...

Caminamos en la cuerda floja de la vida!
Te dejo mis cariños para este finde Ana.
Cuidate amiga.

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchos cariños también para ti, Ani:

Un abrazo fuerte

Carmela dijo...

La vida se presenta incierta y muy complicada, pero ojalá no dejemos de caminar por ese hilo, pese a los peligros que conlleva. Prefiero ser funambulista que quedarme en la punta del precipicio.

Un beso grande, Ana.

Ana Muela Sopeña dijo...

Desde luego. Si cada persona encuentra su equilibrio las cosas irán mejor.

Un beso

Patricia K dijo...

El teatro de la dominación vs las pequeñas luces de la libertad que logran resplandecer en el mundo. Si tenemos la suerte de encontrar algo de libertad, lo mejor es aferrarnos a ella.
Abrazos.

Ceciely dijo...

Aunque todo sea, o, parezca un teatro, me quedo con:
"El alma solo tiene un destino: la libertad del verbo creador".
Bellas letras para reflexionar.
Besos y buen mayo (impreciso)

Meulen dijo...

Asi sea, el miedo que nos han impuesto no debe cercenar lo más valioso siempre ser uno mismo, porque quien domina en nuestra persona debemos ser nosotros mismos con el soporte divino y nuestra lucha tiene una gran parte ganada.
Y el poeta debe seguir hablando a la vida.

Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Aferrarnos a la libertad, Patricia. Te tomo la palabra.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Que mayo nos sea favorable, Ceciely.

Un beso grande

Ana Muela Sopeña dijo...

Bello mensaje el que nos dejas, Meulen.

Sí, la vida y la libertad son lo más importante...
Un beso