jueves, 23 de junio de 2011

HAY POEMAS QUE VIENEN

*


.....Hay poemas que vienen a nosotros casi por una magia inexplicable. Otros se esconden siempre silenciosos en las grietas ocultas de los libros. Hay poemas que saben que los necesitamos. Esos vienen corriendo y se quedan para siempre con nosotros. ¿Por qué hay poemas que parece que nos hablan? Su autor los escribió hace ya mucho tiempo. Quizás, incluso, antes de que naciéramos. Pero sentimos que nos hablan, como si cada verso se hubiera escrito justo para sacarnos del estado durmiente o de la pena. Es que hay poemas que duermen en los libros y despiertan cuando nosotros los leemos. Otros poemas saltan de aquí para allá. A veces hay poemas que no saben ni que existen hasta que alguien los saca de un cajón y entonces recobran la vida. Los poemas son entes invisibles que tienen vida propia. Tienen una identidad. Para que no se mueran tienen que ser leídos, sentidos, recordados. Otro modo de que no se deterioren y gocen de buena salud es recitarlos en voz alta. A veces un poema está moribundo, pero alguien lo lee y entonces sonríe. Cuando un poema es traducido a otro idioma el poema se ha reproducido. Ahora ya no es un poema, son dos. Porque un poema no es sólo su mensaje, es su sonido y su ritmo. Es su cadencia y todos sus símbolos. Es su grafía. Cuando un poema es traducido a muchas otras lenguas ese poema ya no es un sólo poema. Son muchos poemas contenidos en uno solo. Es el misterio de las palabras.

*

*

Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Ranita Azul dijo...

Es mucho más cuando quien lo escribe ha dicho tanto en tan poco, que es capaz de cambiar el mundo interior de aquellos que le leen, pero de forma positiva.

Un beso. Gracias, Ana. Elisa

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí, tienes razón, Elisa.

Un beso
Ana