miércoles, 16 de octubre de 2013

DE ORFANDAD

*
La noche sabe mucho de orfandad
en esos edificios en silencio
que se ven bajo el círculo de luna.

Un hombre solitario...
a lo lejos
con lluvia y con neblina.

Respiro como nunca en la distancia
mientras mi piel se confunde con el aire.

La noche sabe siempre ser aliada
de esta soledad fría y voraz.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

genetticca dijo...

Te leo, sobran los comentarios, porque tu ya lo dices todo.
Saluidos

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias por venir.

Besos
Ana

Taty Cascada dijo...

La noche siempre habla con el lenguaje de la soledad, algo tiene que van de la mano...
Un abrazo Ana.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Taty, por venir...

Un beso
Ana