domingo, 3 de abril de 2016

EL ALFA Y LA OMEGA

*
Sopla el viento del sur
sobre la primavera de los sueños.
Se filtran las palabras en las rocas
más allá de las aguas primigenias.
La voz de los orígenes
llama como si fuese
el alfa y la omega.
Encendido en el alma de los códigos
un pájaro aletea con temblor.
La belleza contenida en los designios
de una vida plagada de señales.
La piedra oye distante
en visiones que buscan la plegaria.
Un fulgor galopante esculpe poco a poco
la sombra de lo extraño.
La esperanza es un dique tenebroso
oculto entre las cifras de lo ínfimo.
Late un sol escondido en mitad de la luna.
Otra vez en el barro
el sonido de un mundo en despedida.
Alzas los ojos llenos de tragedia
y encuentras el amor de los que aman.
Hay luz iluminando el jeroglífico
y un koan a lo lejos...


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

María G.Romero dijo...

Se filtran las palabras en las rocas
más allá de las aguas primigenias.

Bellísimo poema, Ana.
El título revelador de los pasos, principio y fin de la andandura constante como destino, no solo personal, sino colectivo, con los ojos abiertos a la vida y al sueño.
Te dejo mi abrazo y mi admiración.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, María, por tus hermosas palabras que animan mi noche.

Nos leemos
Besos y cariños
Ana