domingo, 26 de marzo de 2017


PENUMBRA

*
La lluvia nos miraba melancólica
desde la habitación en la penumbra.

Allí vimos las calles y sus ecos
por aquella ventana tan altiva.

Contemplamos el cuarto,
un espejo con marco de metal.
Las figuritas suaves
de una porcelana delicada,
los recuerdos de viajes,
los detalles preciosos
en las estanterías de los sueños.

El ambiente era imagen de utopía.

Todo se refugiaba
en las cuatro paredes de aquel piso.

Una alfombra pequeña,
un ánfora con flores de papel,
caramelos de menta...

La ciudad se llenó de nuestros cuerpos
mientras los whatsapps mudos
nos entraban
y no hacíamos caso...

Las horas nos cubrieron de belleza
con la respiración entrecortada
y nuestras bocas juntas en un beso.

Las historias se hicieron peculiares
en medio del amor y de la risa...

Todo se fue adaptando a nuestro ritmo
y en mitad de la tarde
la narración se hizo
infinita...


Ana Muela Sopeña

martes, 21 de marzo de 2017


DIECISIETE TANKAS

*
Juegos de niños
en las tardes veladas.
Ensoñación.
A lo lejos un barco
que recuerda la infancia.

Un autobús
se dibuja en la niebla,
sobre el asfalto.
Transeúntes con prisa
escapan de la nada.

La luna roja
somnolienta en su hogar.
Contemplación.
La sombra del crepúsculo
sobre la playa fría.

Iridiscencia
sobre las olas blancas.
Salitre y luz.
La belleza del agua,
gaviotas en el mar.

Ondas, reflejos,
la llovizna sin horas
bajo las nubes.
Nostalgia de otro tiempo
en las huellas de arena.

La luz del álbum,
relámpagos dormidos
en la tormenta.
Los truenos con la lluvia,
sonidos primitivos.

Oscuridad:
por las calles los gatos,
también la luna.
Edificios con niebla,
un carillón lejano.

Suaves nenúfares,
estanque de los sueños.
Melancolía.
Imágenes plasmadas
en postales sin sellos.

Alas de ángeles
que vuelan en la noche.
Una oración.
Más allá de la sombra
inspiración de agua.

Dunas muy quietas
en la distancia cálida.
Rumor de fuentes.
Respiración del mundo
sobre heridas antiguas.

Alma del viento,
plegaria consentida.
Exilio lúdico.
La música de ámbar
en ánforas desnudas.

Ave nocturna
en la rama de un árbol.
Escarcha y nieve.
El tiempo del invierno,
un mirlo en el jardín.

Gasas de seda
sobre cuerpos muy jóvenes.
Iniciación.
Los ojos inocentes
velando la maldad.

Un búho blanco
sobre un tronco de fuego.
Contemplación.
Imágenes amadas,
siluetas en el bosque.

Imantación
magnetismo de tierra.
Una plegaria.
Los amantes no saben
que el amor es efímero.

Árbol del tiempo
más allá de los límites
de creación.
La línea de la vida,
el hilo de la alquimia.

Realización
a lo largo de años.
Letras de magia.
El instinto del aire
en medio de la pérdida.


Ana Muela Sopeña

AZUL DE AGUA

*
Te doy confort
en mi árbol de nube
azul de agua.
Me quedo con el álbum,
oraciones en vuelo.


Ana Muela Sopeña

BELLEZA LÁNGUIDA

*
Belleza lánguida
en las calles de lluvia.
Inspiración.


Ana Muela Sopeña

SEMÁFOROS

*
La noche se presiente silenciosa
más allá de las calles solitarias,
en los escaparates de las tiendas,
en semáforos ámbar que no esperan.

La tristeza es espejo de las almas
en las esquinas frías de la urbe
donde no caben lágrimas oscuras,
sólo un tren de nostalgias compartidas.


Ana Muela Sopeña

lunes, 20 de marzo de 2017


CRYSTALLIZE

*
El frío inunda todo,
la soledad de grutas
que llaman desde siempre
con la voz de los sueños.
Un pasadizo estrecho
con hielo de ultratumba.
La música resuena
con las estalactitas congeladas.
La luz es una herida
donde la grieta oscura
acecha por las noches
entre lobos y piedras.
Un resplandor brillante aparece en imágenes
de sombras y sonidos.
La nieve me rodea
como máscara blanca de la sangre
entre ruidos dispersos por el tiempo.


Ana Muela Sopeña

_________________________


Este poema está inspirado en el vídeo Crystallize de la violinista Lindsey Stirling:
https://www.youtube.com/watch?v=aHjpOzsQ9YI

MI CUERPO ES TU REFUGIO

*
Sólo me alcanza el eco de tu boca
en mitad de la lluvia,
para sentir la tarde sin aliento
mientras aguardo hambrienta tu llegada.

Mi piel presiente en ti otra nostalgia,
la del pájaro libre, sin heridas,
en la noche que sabe de presagios
al terminar las horas de la luz.

Sólo me veo en ti, en tus espejos,
dominada por rosas de obsidiana
como si fuera esclava de la luna
o de los precipicios de los lobos.

Mi cuerpo es tu refugio
donde puedes beber del tiempo antiguo
en las grutas amadas por las diosas,
antes de que la historia se vengase.

Sólo busco en tus labios la pregunta
a tantos sueños lúdicos de arena
donde navegan vientos de utopías
que arrasan la ciudad donde habitamos.


Ana Muela Sopeña

domingo, 19 de marzo de 2017


LA MAÑANA

*
Las calles nos recuerdan
mientras la gente va desperezándose
y retorna al inicio de las cosas
como si no pasara nada.

La lluvia va cayendo lentamente
en medio del vacío existencial.

Te miro en la distancia
mientras los coches pasan.

Me miras en silencio,
atrapas el instante de la herida
y lo conviertes pronto en otra imagen.

Todo habla de lo eterno:
el roce de tu piel contra mi vientre,
la luz en la ventana,
la sombra del exilio
en el cementerio de cenizas.

La mañana se muestra en su mutismo
para el habitante de las horas.


Ana Muela Sopeña

sábado, 11 de marzo de 2017


NUEVE HAIKUS DE FUKUSHIMA

*
La primavera
inundada de estroncio.
Melancolía.

Las mariposas
mutantes por el cesio.
Miedo al futuro.

La gente llora
en mitad de la noche.
Nada es como antes.

Muerte en silencio
en la central fantasma.
Hombres con máscaras.

Los territorios
evacuados, vacíos,
sin esperanza.

Los jabalíes
radiactivos en bosques.
El sufrimiento.

La muerte avanza
a pesar del mutismo.
Los medios callan.

Hay que cambiar,
la alarma está sonando.
Fuerte peligro.

Lágrimas negras
en medio del Pacífico.
Sexta extinción.


Ana Muela Sopeña

lunes, 6 de marzo de 2017


HUMO

*
El hombre de la sombra se hizo humo
en mitad de la calle
al tiempo que la luz se hizo mi aliada
y decidí vivir tan sólo el pulso
de la versión soñada de mí misma.


Ana Muela Sopeña

domingo, 5 de marzo de 2017


DUDAS

*
La incertidumbre inunda el ambiente,
se derrama en los bancos de los parques,
en árboles de miedo,
bajo las tejavanas
del pánico adherido a construcciones.

Las dudas van, despacio,
disolviendo mi espera.

El no saber diluye entre las sombras
la luz que iluminaba nuestros besos.


Ana Muela Sopeña

EN MEDIO DE LA LLUVIA Y LA NEBLINA

*
Las calles permanecen solitarias
en medio de la lluvia y la neblina,
mientras los jeroglíficos del aire
no te olvidan de día ni de noche.


Ana Muela Sopeña

sábado, 4 de marzo de 2017


JABALÍES RADIACTIVOS

*
Uranio 234

El árbol radiactivo
intenta convencernos de que hay muerte,
pero no le escuchamos.

Cesio 132

En la República Checa
hay jabalíes radiactivos
que deben recordarnos el deber
de cerrar las centrales nucleares,
mas miramos a otra parte.

Estroncio 90

No hay flor de plutonio,
ni salud con el uranio empobrecido,
el ADN está mutando
en animales y en personas,
pero seguimos ciegos.

Plutonio 238

Fukushima es un cáncer
para el planeta entero,
pero casi no hay noticias en las televisiones.

Uranio 235

Los lobos de Chernobyl aúllan en la noche
y nos hablan de todos los horrores,
pero seguimos sordos.

Yodo 131

¿Qué necesita el ser humano
para comprender
que el camino nuclear
es un grave error?

Plutonio 239

Los cementerios radiactivos...
Los bidones con residuos en las fosas marinas...

Uranio 238

Las centrales con sus fugas...
Los accidentes nucleares...

Plutonio 240

Fukushima convirtiendo los océanos en lugares envenenados...
Las mutaciones de plantas y animales...

Plutonio 241

Las mutaciones de seres humanos...
¿Pero qué más queremos?

Plutonio 242

¿Quién da más?

Plutonio 244


Ana Muela Sopeña




*****


Información sobre Fukushima y otras noticias nucleares
http://resumenesdesdefukushima.blogspot.com.es/

jueves, 2 de marzo de 2017


NUESTROS NOMBRES

*
Resurjo con las calles y la luz
a través de las nubes y tu piel.

Las avenidas llenas de dulzura
me parecen un mundo diferente,
ahora que de pronto
mi nombre está de nuevo entre tus labios.

Amaneces despacio,
más allá de la sombra del rencor.

Contemplas las estatuas
y miras en las ramas a los pájaros.
El pulso que te anima no es igual,
tu nombre está incluido
en el crucigrama de mi mente.


Ana Muela Sopeña