viernes, 3 de enero de 2014

SE HACE EXTRAÑO

*
Se hace extraño dialogar con una piedra
que se convierte en hielo
y amenaza con palabras de metal.
Se hace extraña la dureza cuando antes había calidez
y los verbos se mecían en el agua.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

Helena Bonals dijo...

Passar de l'empatia a l'abstracció sempre és dur i et sembla injustificat el tracte que et fan.

María Germaná dijo...

Quizás, el amor hace añicos la lucidez, transcurrida su fantasía, una piedra siempre es áspera.
Abrazos

Ana Muela Sopeña dijo...

Tienes razón, Helena. Gracias por venir.

Un beso grande
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Así es, María.

Es bastante extraño.
Un beso
Ana