jueves, 24 de mayo de 2012

RESPIRACIÓN SOBRE LA ESTRELLA

*
A Miguel Íñiguez, sabiendo de la luz...

Las palabras realizan su trayecto,
más allá de la luz en la penumbra
y vuelan en sus nubes de papel
para decirte tanto
o para abandonarse en el espacio
de una vida vivida hasta el final.

He recibido hoy
tu correo electrónico.
Era algo conocido ya por mí
o quizás intuido.

Tu hermano te custodia
desde otra dimensión de la experiencia,
para darte otra forma de mirar
o quizás todavía,
para esbozar sonrisas
en el asombro fértil del dolor.

Yo sólo puedo darte
un acompañamiento en el silencio,

una respiración sobre la estrella
que cada noche
será un aviso lúdico
de un alma que alcanzó su cometido.

Propósito maestro,
una misión cumplida.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

Miguel Iñiguez dijo...

Gracias Ana,

Hoy hace 2 años que perdimos a Caty, los recuerdos se apelmazan unido a la pérdida de mi hermano Nacho ahora. Una pérdida siempre es inexpugnable, su coherencia o sentido solo pertenece al más allá, marginalmente a cualquier orden de respuesta que nosotros queramos darle. Yo siempre pensaba que el tiempo salvaba ese escollo de comprensión, pensaba un minuto, días, meses, años ¿Dónde estaba la diferencia? ¿Para volver a entablar relación con ellos hemos de pasar al otro lado? Desde la perplejidad todo queda suspendido, meciéndose como tablatura en la noche que a su vez va tejiendo el alba, que a su vez nos sigue arrojando al mundo para los que quedamos.

Cuando decimos “de corazón” es por ello que decimos que los podemos tocar, besar otra vez en la frente. Es de ese tiempo del que hablo, que es el tiempo que nos ha visto crecer, reír, llorar, amar juntos.

Gracias por este poema querida Ana, por tu compañía, tu generosidad

Un besote grande

Ana Muela Sopeña dijo...

Querido Miguel:
La verdad es que no sabemos mucho sobre estas cosas, por no decir nada. Sólo podemos dejar que pase el tiempo y quedarnos con la luz de los que nos han dejando. Con sus recuerdos y enseñanzas.

Gracias por compartir tu experiencia y la de tus hermanos con nosotros.

Un abrazo, amigo
Ana

genetticca dijo...

Contenido que sa absorbe por si solo.

muy tierno y representativo.

Saludos

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Genetticca