sábado, 29 de septiembre de 2012

EL OTRO LADO DEL ESPEJO

*
Remuevo el agua del pasado
entre los límites del tiempo
y lloro en muros escondidos
para ocultarme de los vientos.
Camino en sueños de la luna
con el perfume de los hielos
y abrazo suave las visiones
de las alondras y vencejos.
Me gusta ser en el delirio
ese crepúsculo sin velos,
para enhebrar en la nostalgia
la vida entera en un ensueño.
La danza lúdica de tierra
va entrelazando los recuerdos:
la biblioteca de los árboles
con la lujuria de los besos.
Diluyo en campos de cerezas
los fotogramas del encuentro,
para sentir entre las rosas
el otro lado del espejo.


Ana Muela Sopeña

6 comentarios:

Fina Tizón dijo...

Mi percepción de este poema, amiga Ana, es la búsqueda de anexión entre lo negro y lo blanco de ese pasado que se mantiene en el registro de la memoria. Muy bien logrados tus versos. Es uno de esos poemas que dan pie a varias interpretaciones; un poema que debe leerse varias veces.

Un fuerte abrazo

FINA

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Fina, siempre es una alegría tu paso por mis versos.

Un abrazo
Ana

María Socorro Luis dijo...


Bellísima composición.

Entre nostalgias y recuerdos, siempre en busca de sueños.

Besos, Ana.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Soco. Es un placer verte entre mis letras.

Un abrazo
Ana

Rebecca dijo...

hola Ana,
al otro lado del espejo sería una segunda vida, pudiese ser mejor que la real, pero se corre el riesgo que pueda ser peor.


un abrazo^^

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Rebeca, por brindarme tus palabras.


Un beso
Ana