sábado, 26 de julio de 2008

MADRE GALÁCTICA

*
Madre galáctica,
inspíranos en la rejilla desde Orión,
para sentir el entramado de la vida
que se derrama en los portales supersónicos.

Madre estelar,
protégenos de cualquier sombra con la luz
y enséñanos esa plegaria en lo proteico.

Madre de Sirio,
permite que las hebras de adn
reciban la verdad y la belleza.

Madre en las Pléyades,
acude con el cuántum de las nubes
al trono de la gloria desde eones.

Madre del Sol,
transforma el universo humano y lúcido
en suaves rutas pálidas de amor.

Madre de Urano,
en libertad completa de crear
humaniza al artista Homo Sapiens.

Madre de Gaia,
delfines y ballenas estelares
amigos de los genes invisibles,
en los cuerpos etéricos del mundo.

Madre del Mundo,
atrapa lo más denso con el vórtice,
transfórmalo en mil chispas arco iris.

Madre del código
genético, ambrosía de la piel,
con diamantes el rayo se disgrega
en todos los colores del espectro.

Madre de luz,
ampáranos en tiempos paralelos
donde las líneas cóncavas converjan.

Madre turquesa,
permite que el color de los océanos
renueve el agua azul de nuestros cuerpos.

Madre de Orión,
disuelve cualquier nudo en nuestro ser,
que fluya la armonía universal
en esa matemática perfecta
del ser áureo repleto de radiancia.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

victor luis dijo...

Quiero honrarme en ser el primero en comentarte este bello poema, Ana.
Es una bella plegaria, es la oración más bella y cabal que se puede hacer hoy día. La he rezado contigo y me la he guardado para repetirla cada día.

Estoy seguro de que sí, Ana. Poco a poco dejaremos de ser primates de gustos exquisitos, para convertirnos en seres de luz. Ultimamente la ciencia se está encargando de fundamentar todo lo que antes era mágia.

Es muy bonito el camino tan abierto y valiente que está adoptando tu poesía. Yo quizá lo adopte también algún día :)

Besos por supuesto ;)

Ana Muela Sopeña dijo...

Víctor, también tu poesía adopta caminos abiertos y valientes. Cada uno lo hacemos a nuestra manera.

Me encanta que hayas rezado esta plegaria.

Un beso grande
Ana

Rosalia Linde dijo...

Ana:

poema de sentimiento cósmico y maravilloso. Eres una poetisa de la inmensidad. Te asomas al vértigo del tiempo, de la vida y de la muerte y dejas joyas como este poema. Es un placer leerte de nuevo. Un abrazo grande.

Rosalía

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Rosalía, por leerme siempre y disfrutar de esta plegaria galáctica que es para todos.

Un beso galáctico
Ana