domingo, 20 de julio de 2008

NADIE ESTARÁ ALLÍ

*
Todo pasará,

entre la niebla oscura de la tarde
las nubes del crepúsculo serán
tus amigas en tiempos de silencio.

Te llegará la hora
del viaje desolado
hacia la estéril muerte.

Y nadie estará allí,
los cuerpos depredados,
las amantes vencidas,
las mujeres en llanto...

Y te preguntarás por qué estás solo
y la única respuesta
será esa palabra de certeza.

Al despreciar los lazos protectores
la soledad será lo que buscaste...


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

Mamen.* dijo...

Un gran poema, Ana.
Me gusta muchísimo.

Besos grandes.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Mamen, por pasar y dejarme tu dulce huella.

Un besito
Ana

IBEN dijo...

Siempre me sorprende la cantidad de blogs que mucha gente que conocemos virtualmente crea por ahí. Son tantos que me seria humanamente posible ser asiduo a alguno de ellos. Sin embargo cuando los descubro, siempre dejo un saludito. Es más, tu poema me recuerda un garabato que escribí recientemente y ahí te lo dejo al mismo tiempo que te felicito por tu blog.


Todo empieza a sentirse más ligero
los pesos ya se ausentan lentamente
se llevan todos los misterios y desgracias
las alegrías los llantos y los amores

De repente todo carece de importancia

Iben Xavier

Ana Muela Sopeña dijo...

Genial tu poema, Iben, gracias por pasar.

La verdad es que cuando pasa el tiempo todo carece de importancia, sólo hace falta esperar el tiempo adecuado para cada suceso...

Un beso grande
Ana