martes, 14 de mayo de 2013

HASTA QUE VUELVAS

*
Monto en el autobús,
miro por la ventana fijamente
los edificios de la ría.

Espero tus palabras
en mi móvil de arena.

Observo sin temor
la soledad que enlaza la neblina
que cae lentamente
sobre los barcos y las grúas.

Vuelvo a mirar el móvil,
consulto mi correo de gmail.

Quiero ver ya tu nombre en "recibidos".

Pero todo es en vano.
Invitaciones a Facebook,
personas que me añaden a sus círculos,
anuncios de préstamos,
spam, publicidad...

pero tus e-mails
se ocultan en los bits.

Se acerca mi parada, pulso el botón de aviso.

Bajo del autobús
y siento la llovizna
sobre mi piel de escarcha.

Miro de nuevo el móvil
pero allí no estás tú
y regreso a mi hogar
donde tejo y destejo el mundo
hasta que vuelvas...


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Taty Cascada dijo...

De esperas,el amor hace ofrenda. De esperas se teje la esperanza.
Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Taty, por tus palabras.

Un beso
Ana