martes, 7 de mayo de 2013

TUS PALABRAS SE QUEDAN EN LA NOCHE

*
A Ramón Ataz

Tus palabras se quedan en la noche
para alumbrar el mar y las tormentas.
Tu poesía siempre era del alma,
un naufragio en la sombra de la vida
o las preguntas fuertes sin respuesta.

No alcanzo a comprender por qué te has ido
cuando aún te tocaba
escribir tantas páginas de versos.

Pero entiendo que a veces estas cosas
son inexplicables.

En tu viaje veloz al otro lado
no olvides que nosotros
te
recordamos.
Sin tiempo y sin espacio,
tu nombre
estará en Alaire para siempre.


Ana Muela Sopeña

10 comentarios:

Fina Tizón dijo...

Cuando un amigo se va
queda un espacio vacio
que no lo puede llenar
la llegada de otro amigo...

Este poema me hizo recordar la letra de esta canción tan hermosa y triste al tiempo, de Alberto Cortéz.

Abrazos, Ana

Fina

Ana Muela Sopeña dijo...

Abrazo para ti, Fina.

Ana

A. Elisa Lattke Valencia dijo...

Amiga Poetisa, un abrazo.

Este mundo siempre es como un irse sin saber cuando pero te vas a pocos y, aunque no sepas en qué momento estás en la fila de la espera con tu reacción de sueños, con un cuadernillo lleno de apuntes y de versos, siempre escribiendo en los márgenes para recordar que aún no todo lo que llevas dentro lo que aún no has dicho. Ese dolor que sientes ante la sorpresa del amigo desaparecido, el hombre y el poeta, sé que te recorre el ánimo en la incredulidad de saber que ya no está, pero seguro que algo se dejó entre sus versos que intuían estos momentos. Seguro que sus palabras ahora tienen otra trascendencia humana y espiritual que siempre es un motivo que marca las mejores huellas de los seres humanos que saben comunicar y dejan sus valores en cada poema.

fus dijo...

Un amigo que se nos marchò. Siento su perdida y el dolor de su familia.
Gran homenaje le has dado a este gran poeta.

un abrazo

fus

Ana Muela Sopeña dijo...

Así es, Elisa, nunca sabemos el día ni la hora. Ramón Ataz se ha ido sin avisar. De pronto...

Un fuerte abrazo
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Fus.

Un fuerte abrazo
Ana

Lucía Alfaro dijo...

Es una pena que un poeta nos deje y pase a otra dimensión y más aún cuando ese poeta es aún joven y más aun cuando ese poeta es amigo. Qué bello homenaje le has hecho Ana.

Leda dijo...

Ana querida, siempre he afirmado que LOS POETAS NO MUEREN, TRASCIENDEN.
Pero cómo negar que la ausencia física nos ahueca y lastima, cómo?. Los amigos y amigas dejan su huella de hermanos para siempre en los siempre y en los quién sabe. Por eso el olvido no encontrará cuna propicia entre nosotros. Me uno a tu homenaje y te abrazo fuerte desde estas distancias que duelen menos. Leda García Pérez.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Lucía, por tus palabras.

Un fuerte abrazo
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Leda, así es. Los poetas trascienden y eso es importante. No obstante dejan un hueco y un vacío en las personas queridas.

Un fuerte abrazo, amiga
Ana