viernes, 8 de marzo de 2013

PROGRESIÓN

*
Ella:

Primero es una madre cuidadora
se dedica a los otros
y va dejando todos sus deseos
en un plano secundario.

Después se torna venus seductora
y quiere que la miren y deseen
para intentar ser reina
en el reino vacío de la nada.
La belleza es su meta
y aunque su tiranía le subyuga
continúa en la rueda...

Al final se cultiva independiente,
potencia en su interior la parte Yang,
sin renunciar a su papel de nutridora.
Seduce cuando quiere
pero cuando no quiere se vuelca en el Aleph
que durante milenios
le ha sido arrebatado
como si sólo fuera patrimonio
de los archivos del varón.


Él:

Primero necesita conquistar,
usurpar territorios
y ejercer el poder ante los débiles
para afirmar su fuerza.

Después él desarrolla protección,
las leyes y estructuras,
jerarquías de lluvia.
Investiga la vida y sus mareas.

Más tarde es creador de la existencia.
Desarrolla al artista y contempla el momento
como un milagro único.

Al final se da cuenta
de que sólo cultivando en su interior
su parte receptiva y femenina,
la parte yin tantas veces denostada,
puede conseguir desarrollarse
como un Ser sin fisuras.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

Miguel Iñiguez dijo...

Ana, me gusta la disposición de tu poema en este día tan especial, y debe serlo hasta que llegue el día en que, aunque se siga celebrando, no lo sea por la necesidad de hacer justicia, sobre todo en tantos países en vía de desarrollo moral, político, económico. En lo creativo a su vez la especie humana debe abrir caminos y otorgarse ese mutuo reconocimiento; Una ética, una justa estética, un futuro mejor.

Un abrazo grande

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Miguel. No sé hacia donde caminaremos, pero está claro que necesitamos evolucionar como especie.

Un abrazo grande
Ana

Leticia dijo...

Querida Ana hoy aún 8 de marzo , recordamos el valor el valor que poseemos como seres humanos en este planeta, .Deseo vivir en un frente poderoso y que nuestra voz apabulle la oscuridad del alma . Cuando menos seguimos en busca de la tolerancia y el respeto a todos comenzando por nosotros mismos, mujeres y hombres ambos de la mano de la naturaleza, la que posee él milagro de la vida en nuestro planeta azul. Gracias por compartir tu manera de ver la vida en esta postal de El y Ella que públicas hoy. Te abrazo con cariño amiga escritora.

Ana Muela Sopeña dijo...

Leticia, siempre es una alegría verte por mi espacio. Sí, sólo en tolerancia podremos vivir los hombres y las mujeres. Siendo más nosotros mismos y creando.


Un abrazo
Ana