lunes, 21 de noviembre de 2016

INTRAHISTORIA

*
I

El viento de la noche
me adentra en los misterios más ocultos
por precipicios híbridos de luna.

II

Las calles solitarias
parecen escenarios de la niebla,
donde todo se abisma
por la pendiente negra de la nada.

III

Sigue la imperturbable lluvia fría
inundando las horas y los árboles
con sus gotas de sombra.

IV

La herida no perdona
y un ángel sumergido en el abismo
se ríe ciegamente
de mi indefensión
en los alambres de la luz.

V

Los relojes avisan a lo lejos
de un tiempo enamorado de las nubes.

VI

Hay espejos de sal tras los portales
donde todos los hombres
dejan, cuando los cruzan,
todas sus frustraciones silenciosas.

VII

La ciudad me cobija
con sus siluetas teatrales.

VIII

Los sonidos se van desintegrando
en esta madrugada
que esconde con su bruma la nostalgia.

IX

Las ventanas cerradas de mi casa
me permiten sentirme protegida
del vórtice del mundo.

X

De pronto nuestra historia
parece surreal,
como escrita en las páginas
de una extraña intrahistoria...


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Alta poesía. Me llegan muy especialmente el III y el V.

Abrazo!

Taty Cascada dijo...

El IV..me habla y lo aplaudo.Sublime.

Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Siempre es una alegría verte entre mis versos, Carlos.

Besos
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias, Taty, por venir.

Besos a montones
Ana